July 14th, 2014 –

La tarjeta de transporte que deberíamos tener en Madrid

Me he puesto a pensar sobre este tema según leía en The Guardian acerca del proyecto de Helsinki para que nadie necesite un coche particular. Su objetivo es que con transporte público y coches compartidos por horas eliminen el tráfico privado en la ciudad.

En Madrid acabamos de estrenar el sistema de bicicletas públicas, y después de los fallos informáticos iniciales, ya parece que funciona bien. Ayer de hecho, volví a casa en bici con total tranquilidad por las calles. Pero sigue habiendo muchas dudas sobre las tarifas.

Algunas ideas de cómo creo que debería ser la tarjeta de transporte de Madrid/cualquier ciudad:

  • La bici debería estar incluida si tienes el abono mensual. Si mentalmente haces pagar a la gente cada vez que coja la bici, menos gente la cogerá. Con el modelo actual la gente no va a coger/pagar la bici al salir de trabajar para quedar con unos amigos y luego cogerla/pagarla otra vez para llegar a casa. Una vez pagado el abono, mucha gente cambiaría el bus/metro por la bici. Yo de hecho me estoy planteando dejar de pagar el abono y tirar con el metrobus. Ahi la Comunidad está perdiendo dinero. Si me incluyen la bici o me cobran algo más incluso, ganan porque sigo pagando y consumo menos.

  • Una única tarjeta para gobernarlos a todos. Para el metro, bus, cercanías, abono mensual, metrobus, bici, coches por horas e incluso para pagar el parking en la calle. Estarás pensando que es una utopía, pero se usa en Shanghai desde 1999. Técnicamente no es más que un monedero donde servicios externos con permisos sacan dinero. Es hacia ahí donde deberíamos ir. Y el proyecto de Helsinki demuestra que los nórdicos ya están en ello también.

  • Bajar el precio del abono si usas más la bicicleta. Si se tiene un registro único se puede saber que usas más la bicicleta que el metro y por lo tanto cobrarte 30€ en vez de 56€. Una forma de premio para los más deportistas.

  • Una app móvil donde recargar saldo. En vez de tener que hacer cola en las estaciones, la gente recargaría en su móvil directamente y compraría el abono mensual o el metrobus.

  • Adiós tickets. A saber la cantidad de toneladas de papel/plásticos que nos ahorraríamos si cada madrileño tuviese su tarjeta.

  • Análisis de datos. Y como buen ingeniero, tener esos datos anónimos sería fantástico para ver cómo se mueve la gente por Madrid, cómo cambia de medio de transporte, qué frecuencia poner en cada línea, qué recorridos/estaciones cambiar, etc.

¿Más ideas?

El cuando veremos esta tarjeta única depende de nuestros políticos y funcionarios. A ver si tienen visión o hay que esperar a que entre otra generación.

Comments powered by Disqus